Brubreck, Niemeyer y Johansson

Cuando era un chaval, mi hermano recibió como regalo de reyes una bicicleta y una enciclopedia. La bicicleta me estaba vetada. La enciclopedia era mi conexion a internet en un mundo donde aún no existía la red. Mi ventana al mundo.

Allí aprendí lo que era un australopitecus, un austrohúngaro y un arquitrabe, los tipos de bóvedas, de cenobios y muchas otras cosas por orden alfabético hasta que llegué al volumen diez. Y allí, la explosión. Las fotos. De entre todas ellas, una ciudad de aspecto extraterrestre atraía una y otra vez mi vista. Sus formas eran limpias, sus curvas sencillas pero complejas a la vez y el ambiente que generaban sus formas era futurista a la par que setentero. Era como traer a la realidad la ciudad de los supersónicos.

Aquellas fotos de Brasilia y los modernos edificios de Oscar Niemeyer para el parlamento o la catedral, me transportaban hacia lugares mejores. Lo cual sin bici y sin internet no era baladí. Al ritmo de bandas sonoras de Paul Desmond o Dave Brubreck, pasaba las tardes observando aquellas fotos y dibujando aquellas formas sin pensar mucho en quien las ideó.

DSCN4184.JPG

Congreso nacional de Brasilia Foto de http://www.flickr.com/photos/leonizzy/

La obra de Niemeyer la podeis contemplar por toda la red y su figura, es hoy glosada en todos los medios, mejor de lo que yo pueda hacerlo. No obstante es (era) el último representante del movimiento moderno. El último gran descubridor de la revolución del hormigón. El último purista, que supo conservar su ideología (no solo en arquitectura, pero también en ella) hasta sus últimas obras.

Hoy, contemplar la obra de Oscar Niemeyer es aún contemplar imágenes del futuro. Lo que la convierte, decenas de años después en algo muy propio, de innegable carácter.

Hoy, sigo escuchando a Brubreck, que ha tenido a bien marcharse el mismo día que Niemeyer. En mi imaginación, en el poco hueco que le deja Scarlett Johansson, los imagino mano a mano, Dave al piano y Oscar hablando con el lápiz sobre el papel. A trazos amplios y con acordes firmes.

Dave Brubreck y Oscar Niemeyer mueren el mismo día. Por favor Scarlett, no salgas a la calle hoy, eres lo último que me queda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>